miércoles, 23 de febrero de 2011

EL PECADO DE JEROBOAM




¿Como fue que La Casa de Israel llego a perder la herencia que legítimamente un día le perteneció?, ¿porque este pueblo fue esparcido por el mundo, y declarado que ya no sería más el pueblo de Dios, y YHVH no tendría más misericordia de ellos?, ¿Cómo fue que Israel llegó a convertirse en un pueblo pagano?, a pesar del castigo que sufrió la Casa de Israel, este tiene un propósito bien definido, que ha llegado a afectar al mundo entero hasta el día de Hoy.

Acompañe a indagar en este tema y descubrir el plan de Dios a través de esta palabra

“Porque he aquí yo mandaré y haré que la casa de Israel sea zarandeada entre todas las naciones, como se zarandea el grano en una criba, y no cae un granito en la tierra. A espada morirán todos los pecadores de mi pueblo, que dicen: No se acercará, ni nos alcanzará el mal.

En aquel día yo levantaré el tabernáculo caído de David, y cerraré sus portillos y levantaré sus ruinas, y lo edificaré como en el tiempo pasado; para que aquellos sobre los cuales es invocado mi nombre posean el resto de Edom, y a todas las naciones, dice YHVH que hace esto”. (Amos 9:9-12)

Como ya hemos visto en estudios anteriores la Casa de Israel sufrió el castigo por su pecado y su desobediencia, el imperio Asirio invadió el Reino del Norte y se llevo cautivo a Israel que fue esparcida por todas las naciones, y ahí han sido zarandeadas, y han vivido en una tierra extraña, alejados de su creador y de las promesas que un día le pertenecieron. Sin embargo la palabra del Señor nos dice que un día serían redimidos y volverían a su tierra, he aquí la promesa dada a través del profeta Amós, YHVH volvería a levantar el Tabernáculo de David que permanece caído, donde nuevamente las doce tribus de Israel tendrían acceso al Padre libremente, una vez que sean unificadas, Jacobo toma las palabras del profeta Amós, como lo señala el libro de los Hechos:

“Simón ha contado cómo Dios visitó por primera vez a los gentiles, para tomar de ellos pueblo para su nombre. Y con esto concuerdan las palabras de los profetas, como está escrito:

Después de esto volveré Y reedificaré el tabernáculo de David, que está caído; Y repararé sus ruinas, Y lo volveré a levantar, Para que el resto de los hombres busque al Señor, Y todos los gentiles, sobre los cuales es invocado mi nombre, Dice el Señor, que hace conocer todo esto desde tiempos antiguos”. (Hechos 15:16-18)

El tabernáculo de David, recordemos que era simplemente una tienda sin divisiones y donde se accedía libremente a la presencia de Elohim, Saúl después que los filisteos devolvieron el arca, no tuvo ninguna intención de tenerla junto a el, sin embargo David anhelaba tenerla a su lado y la traslada desde la casa de Abinadad donde estuvo por años, hasta Jerusalén.

El corazón de David siempre fue, según lo describen las escrituras, conforme al corazón de Dios:

Veamos que nos dicen las escrituras al respecto:

“Mas ahora tu reino no será duradero. (hablándole a Saúl) YHWH se ha buscado un varón conforme a su corazón, al cual YHWH ha designado para que sea príncipe sobre su pueblo, por cuanto tú no has guardado lo que YHWH te mandó”. (1 Samuel 13:14)

“Quitado éste, (refiriéndose a Saúl) les levantó por rey a David, de quien dio también testimonio diciendo: He hallado a David hijo de Isaí, varón conforme a mi corazón, quien hará todo lo que yo quiero”. (Hechos 13:22)

David fue un hombre conforme al corazón de Dios, y a partir de su reinado, el Señor compara todos los reinados posteriores de la casa de Judá con él, las escrituras nos dicen referente a los reyes de Juda, “e hizo lo recto tal como su padre David”, o “y no fue su corazón perfecto con YHWH su Dios, como el corazón de David su padre”.

David Profeta, Sacerdote y Rey, es la imagen del Mesías, y en él se confirma su reinado, según lo señalan las escrituras.

“Y cuando tus días sean cumplidos, y duermas con tus padres, yo levantaré después de ti a uno de tu linaje, el cual procederá de tus entrañas, y afirmaré su reino. El edificará casa a mi nombre, y yo afirmaré para siempre el trono de su reino. Yo le seré a él padre, y él me será a mí hijo. Y si él hiciere mal, yo le castigaré con vara de hombres, y con azotes de hijos de hombres; pero mi misericordia no se apartará de él como la aparté de Saúl, al cual quité de delante de ti. Y será afirmada tu casa y tu reino para siempre delante de tu rostro, y tu trono será estable eternamente”. (2 Samuel 7:12-16)

El reinado de Saúl había sido desechado, sin embargo el reinado de David fue confirmado y de su linaje vendría un día el Mesías. En el Tabernáculo diseñado por David, el Rey junto a las doce tribus de Israel tenían libre acceso al Padre, ese es el deseo de Dios, que su pueblo le adore, pero para llegar a ese momento de adoración verdadera ha debido pasar mucho agua bajo el puente, aquel momento de adoración que pareció perfecto, pasado el tiempo y después de la muerte del Rey David, se rompe. Hemos explicado ampliamente la historia que sigue, Salomón el hijo de David, se desvía al final de su vida y termina adorando a otros dioses, por lo cual el Señor rompe el Reino de Israel, en los días de su hijo Roboam. El Señor le da dos tribus a Roboam hijo de Salomón, y diez tribus a un criado de este, Jeroboam, nacen de ahí dos pueblos, La Casa de Judá y la Casa de Israel. Sin embargo Jeroboam rey de la Casa de Israel rápidamente se aparta de Elohim, para seguir dioses ajenos, provocando a ira al Dios de Israel, y como David fue un parámetro para los reyes de Judá posteriores, Jeroboam también sirve de parámetro para los reyes de la Casa de Israel que lo siguieron, estos reyes siempre hicieron lo malo, según lo que Jeroboam había hecho.

Pero dejemos que sean las propias escrituras quienes nos cuentan la historia:

1 Reyes 12:25:

“Entonces reedificó Jeroboam a Siquem en el monte de Efraín, y habitó en ella; y saliendo de allí, reedificó a Penuel. Y dijo Jeroboam en su corazón: Ahora se volverá el reino a la casa de David, si este pueblo subiere a ofrecer sacrificios en la casa de YHWH en Jerusalén; porque el corazón de este pueblo se volverá a su señor Roboam rey de Judá, y me matarán a mí, y se volverán a Roboam rey de Judá. Y habiendo tenido consejo, hizo el rey dos becerros de oro, y dijo al pueblo: Bastante habéis subido a Jerusalén; he aquí tus dioses, oh Israel, los cuales te hicieron subir de la tierra de Egipto. Y puso uno en Bet-el, y el otro en Dan. Y esto fue causa de pecado; porque el pueblo iba a adorar delante de uno hasta Dan. Hizo también casas sobre los lugares altos, e hizo sacerdotes de entre el pueblo, que no eran de los hijos de Leví. Entonces instituyó Jeroboam fiesta solemne en el mes octavo, a los quince días del mes, conforme a la fiesta solemne que se celebraba en Judá; y sacrificó sobre un altar. Así hizo en Bet-el, ofreciendo sacrificios a los becerros que había hecho. Ordenó también en Bet-el sacerdotes para los lugares altos que él había fabricado. Sacrificó, pues, sobre el altar que él había hecho en Bet-el, a los quince días del mes octavo, el mes que él había inventado de su propio corazón; e hizo fiesta a los hijos de Israel, y subió al altar para quemar incienso. (1 Reyes 12:25-33)

YHVH había establecido que su pueblo debía subir a Jerusalén tres veces al año para celebrar sus fiestas. Sin embargo Jeroboam se apartó rápidamente del Dios de Israel, pecó e hizo pecar a todo el pueblo, instaurando un culto extraño a dioses extraños, fue YHVH quien le dio el reino sobre diez de las doce tribus, a causa de que Salomón justamente al final de su vida se apartó y siguió a otros dioses, sin embargo Jeroboam no se demoro nada en olvidar a YHVH para ir en pos de otros dioses, ignorando las palabras que Dios le había dicho:

“Yo, pues, te tomaré a ti, y tú reinarás en todas las cosas que deseare tu alma, y serás rey sobre Israel.
Y si prestares oído a todas las cosas que te mandare, y anduvieres en mis caminos, e hicieres lo recto delante de mis ojos, guardando mis estatutos y mis mandamientos, como hizo David mi siervo, yo estaré contigo y te edificaré casa firme, como la edifiqué a David, y yo te entregaré a Israel. (1 Reyes 11:37-38).

Jeroboam nunca tuvo en su corazón seguir a YHVH, como si lo tuvo David, prohibió al pueblo subir a Jerusalén para cumplir el mandato de YHVH, estableció dioses falsos e instauró un culto falso a estas falsas deidades, creo un sacerdocio distinto del sacerdocio levítico que el Señor había establecido claramente en su palabra, e instituyo también falsas festividades, que según nos dicen las escrituras, este había inventado en su corazón. Dada la circunstancia por el pecado de Jeroboam y del pueblo, que se había apartado de YHVH, este envía a un profeta a amonestarlo, la historia esta relata en 1 reyes capítulo 13, ahí puedes leerla entera, Jeroboam al alzar su mano ante las palabras del varón de Dios se le seca y este clama al profeta para que oré a su Dios, Pues Jeroboam ya ni siquiera consideraba a YHVH su Dios, para que le restaure la mano, y YHVH accede a la petición del profeta y restaura la mano de Jeroboam. Sin embargo el profeta desobedece a YHVH y yendo este en un asno es atacado por un león quedando su cuerpo en medio del asno y del león, siendo esta la imagen de los dos pueblos, Judá y Efraín, graficada en sus reyes David y Jeroboam, aún ante esta imagen, las escrituras nos dicen:

“Con todo esto, no se apartó Jeroboam de su mal camino, sino que volvió a hacer sacerdotes de los lugares altos de entre el pueblo, y a quien quería lo consagraba para que fuese de los sacerdotes de los lugares altos. Y esto fue causa de pecado a la casa de Jeroboam, por lo cual fue cortada y raída de sobre la faz de la tierra. (1 Reyes 13:33-34).

Después de esto viene la profecía del profeta Ahías contra Jeroboam, dice la escritura en el libro de 1 Reyes capítulo 14

“En aquel tiempo Abías hijo de Jeroboam cayó enfermo, y Jeroboam dijo a su mujer: —Por favor, levántate, disfrázate para que no reconozcan que eres la mujer de Jeroboam, y vé a Silo. He aquí que allá está el profeta Ahías, quien me dijo que yo iba a ser rey sobre este pueblo.

Toma contigo diez panes, galletas y un frasco de miel, y vé a él; él te dirá lo que ha de suceder al niño.

La mujer de Jeroboam lo hizo así. Se levantó, fue a Silo y llegó a la casa de Ahías. Ahías ya no podía ver, pues su vista se le había oscurecido a causa de su vejez.

Pero YHVH había dicho a Ahías: —He aquí que la mujer de Jeroboam viene a consultarte acerca de su hijo que está enfermo. Así y así le has de responder, pues cuando ella venga, fingirá ser una desconocida.

Y sucedió que cuando Ahías oyó el ruido de sus pasos, al entrar ella por la puerta, dijo: —Entra, mujer de Jeroboam. ¿Por qué finges ser una desconocida? Yo he sido enviado con malas noticias para ti.

Vé y di a Jeroboam que así ha dicho YHVH Dios de Israel: “Pues bien, yo te levanté de en medio del pueblo y te hice el soberano de mi pueblo Israel; arranqué el reino de la casa de David y te lo entregué a ti. Pero tú no has sido como mi siervo David, que guardó mis mandamientos y caminó en pos de mí con todo su corazón, haciendo sólo lo recto ante mis ojos.

Al contrario, has hecho lo malo, más que todos los que te han precedido, porque fuiste, y para provocarme a ira te hiciste otros dioses e imágenes de fundición; y a mí me diste la espalda.

Por tanto, he aquí que yo traeré el mal sobre la casa de Jeroboam; eliminaré en Israel a todo varón de Jeroboam, tanto al esclavo como al libre. Barreré por completo la casa de Jeroboam, como se barre el estiércol, hasta que no quede nada.

Al que de Jeroboam muera en la ciudad, se lo comerán los perros; y al que muera en el campo, se lo comerán las aves del cielo; porque YHVH lo ha dicho.”

En cuanto a ti, levántate y vete a tu casa. Cuando tus pies entren en la ciudad, el niño morirá.

Todo Israel hará duelo por él y le sepultará; pues éste es el único de los de Jeroboam que será sepultado, porque de la casa de Jeroboam sólo en él se ha hallado algo bueno delante de YHVH Dios de Israel.

Pero YHVH levantará para sí un rey en Israel, el cual eliminará la casa de Jeroboam en este día y ahora mismo.

Y YHVH golpeará a Israel, como cuando la caña se agita en las aguas. Arrancará a Israel de esta buena tierra que dio a sus padres, y los esparcirá hacia el otro lado del Río, porque han hecho sus árboles rituales de Asera y han provocado a ira a YHVH.

Entregará a Israel a causa de los pecados de Jeroboam, quien pecó e hizo pecar a Israel.

Entonces la mujer de Jeroboam se levantó, se fue y llegó a Tirsa. Cuando ella entró por el umbral de la casa, el niño murió.

Lo sepultaron, y todo Israel hizo duelo por él, conforme a la palabra que YHVH había hablado por medio de su siervo, el profeta Ahías.

Los demás hechos de Jeroboam, las guerras que hizo y cómo reinó, he aquí que están escritos en el libro de las crónicas de los reyes de Israel.

El tiempo que reinó Jeroboam fue de 22 años, y reposó con sus padres. Y su hijo Nadab reinó en su lugar” (1 Reyes 14:1-20)

El resto de la historia ya la hemos documentado a través de este blog, Israel, el reino del norte siguió el camino de Jeroboam y a pesar de las advertencias del Señor no quisieron arrepentirse, por lo tanto el Señor los hecho de su presencia para extraviarse en medio de todas las naciones del mundo, y perderse su rastro.

Israel siguió el camino del mundo, Jeroboam ya había establecido un culto falso a un dios falso, por lo tanto para Israel no fue difícil seguir sus fiestas, sus tradiciones, y se esparcieron por el mundo llevando consigo el pecado de Jeroboam, los que se fundieron con los rituales del paganismo

Jeroboam creó un culto distinto del que YHWH había mandado

Creo dioses nuevos

Creo un sacerdocio falso, que está acorde a un dios falso

Instituyó fiestas falsas, que según dicen las escrituras, él las inventó en su corazón.

Jeroboam transgredió la Ley de YHVH, y estableció un culto a un dios que no es el Dios verdadero, ese fue el camino que siguió la Casa de Israel, como ya dijimos creo dioses falsos, sacerdocio falso, festividades falsas, para celebrar a sus dioses falsos, a causa de su pecado el Señor les quitó toda su herencia, según palabras del profeta Oseas:

“Haré cesar todo su gozo, sus fiestas, sus lunas nuevas y sus días de reposo, y todas sus festividades” (Oseas 2:11).

El culto a Astarte, a Asera, a Baal, se extendió por el mundo, y estos cultos eran predominantes en todas las naciones, surgieron los Imperios Asirio, persa, griego, hasta que llegamos al que quizás es el más poderoso que ha cubierto la tierra, Roma. Roma absorbió todas las costumbres de los territorios que conquistaron, y sus dioses pasaron a tomar el nombre de Venus, Jupiter, Diana, Juno, Apolo, Baco, etc, Sin embargo después de la venida del Mesías, y del mensaje que extendieron sus discípulos a través del imperio, el imperio romano comenzó a tambalear, provocándose el peligro de una división en el imperio, a causa de esto y en una jugada maestra, que fue netamente política, el emperador romano Constantino, decidió tomar esta fe que estaba naciendo en el Mesías de Israel, y unificarlas con las creencias del mundo pagano, lo que dio origen a la Iglesia Católica Apostólica Romana, y donde se terminó de extirpar toda raíz hebrea de la fe que fue dada una vez a los santos, el propio pecado de Jeroboam fue oficializado y se convirtió en la religión oficial del Imperio.

Se produjo esta mezcla entre lo santo y lo pagano, que es exactamente lo que hizo el pueblo de Israel, y que se extiende hasta nuestros días, hoy existe un pueblo que dice conocer a YHVH, pero sigue los rituales paganos dedicados a dioses falsos, tal como el pueblo de Israel según quedo registrado en el 2 libro de los reyes, veamos que dicen las escrituras:

“Temían a YHVH, e hicieron del bajo pueblo sacerdotes de los lugares altos, que sacrificaban para ellos en los templos de los lugares altos. Temían a YHVH, y honraban a sus dioses, según la costumbre de las naciones de donde habían sido trasladados. Hasta hoy hacen como antes: ni temen a YHVH, ni guardan sus estatutos ni sus ordenanzas, ni hacen según la ley y los mandamientos que prescribió YHVH a los hijos de Jacob, al cual puso el nombre de Israel; con los cuales YHVH había hecho pacto, y les mandó diciendo: No temeréis a otros dioses, ni los adoraréis, ni les serviréis, ni les haréis sacrificios. Más a YHVH, que os sacó de tierra de Egipto con grande poder y brazo extendido, a éste temeréis, y a éste adoraréis, y a éste haréis sacrificio. Los estatutos y derechos y ley y mandamientos que os dio por escrito, cuidaréis siempre de ponerlos por obra, y no temeréis a dioses ajenos. No olvidaréis el pacto que hice con vosotros, ni temeréis a dioses ajenos; más temed a YHVH vuestro Dios, y él os librará de mano de todos vuestros enemigos. Pero ellos no escucharon; antes hicieron según su costumbre antigua. Así temieron a YHVH aquellas gentes, y al mismo tiempo sirvieron a sus ídolos; y también sus hijos y sus nietos, según como hicieron sus padres, así hacen hasta hoy”. (2 Reyes 17:32-41)

Y hoy es exactamente la misma imagen de un pueblo que dice temer a YHVH, sin embargo siguen las costumbres y tradiciones de la adoración a dioses paganos, el pecado de Jeroboam llega hasta nuestros días, y se sigue mezclando lo santo y lo pagano, y se pone en practica semana tras semana, el llamado de Dios es a salir de esa mezcla que ante sus ojos es inmunda. Efraín sigue mezclado en medio de las naciones, ya lo hemos dicho, se convirtió en católico, evangélico, mormón, adventista, y un largo etc. de denominaciones que parecen interminables, sin embargo YHVH no lo ha olvidado, ni lo dejará desamparado, dice la escritura:

“¿Cómo podré abandonarte, oh Efraín? ¿Te entregaré yo, Israel? ¿Cómo podré yo hacerte como Adma, o ponerte como a Zeboim? Mi corazón se conmueve dentro de mí, se inflama toda mi compasión. No ejecutaré el ardor de mi ira, ni volveré para destruir a Efraín; porque Dios soy, y no hombre, el Santo en medio de ti; y no entraré en la ciudad. En pos de YHVH caminarán; él rugirá como león; rugirá, y los hijos vendrán temblando desde el occidente. Como ave acudirán velozmente de Egipto, y de la tierra de Asiria como paloma; y los haré habitar en sus casas, dice YHVH. Me rodeó Efraín de mentira, y la casa de Israel de engaño. Judá aún gobierna con Dios, y es fiel con los santos”. (Oseas 11:8-12)

“Vuelve, oh Israel, a YHVH tu Dios; porque por tu pecado has caído. Llevad con vosotros palabras de súplica, y volved a YHVH, y decidle: Quita toda iniquidad, y acepta el bien, y te ofreceremos la ofrenda de nuestros labios. No nos librará el asirio; no montaremos en caballos, ni nunca más diremos a la obra de nuestras manos: Dioses nuestros; porque en ti el huérfano alcanzará misericordia. Yo sanaré su rebelión, los amaré de pura gracia; porque mi ira se apartó de ellos. Yo seré a Israel como rocío; él florecerá como lirio, y extenderá sus raíces como el Líbano. Se extenderán sus ramas, y será su gloria como la del olivo, y perfumará como el Líbano. Volverán y se sentarán bajo su sombra; serán vivificados como trigo, y florecerán como la vid; su olor será como de vino del Líbano. Efraín dirá: ¿Qué más tendré ya con los ídolos? Yo lo oiré, y miraré; yo seré a él como la haya verde; de mí será hallado tu fruto. ¿Quién es sabio para que entienda esto, y prudente para que lo sepa? Porque los caminos de YHVH son rectos, y los justos andarán por ellos; mas los rebeldes caerán en ellos. (Oseas 14:1-9)

Efraín un día decidió irse de la presencia del padre, conocemos la historia y sabemos que termino con los cerdos, pero ya es tiempo de la restauración de todas las cosas, incluido por supuesto a Efraín, que es Israel, entonces diremos ¿Qué tengo que ver yo con los ídolos?. ¿cual es tu elección?, hacer lo malo ante los ojos de YHVH según el camino de Jeroboam, o hacer lo recto ante sus ojos según lo hizo David… la elección es tuya…

Que la bendición de Adonai este sobre ti…

3 comentarios:

  1. Muy bueno, gracias por la grabación me hizo poder leerlo completo. A veces caemos bien incautos. Por eso ultimamente trato de no olvidarme de esto: "Tú encargaste
    Que sean muy guardados tus mandamientos.
    ¡Ojalá fuesen ordenados mis caminos
    Para guardar tus estatutos!
    Entonces no sería yo avergonzado,
    Cuando atendiese a todos tus mandamientos.
    Te alabaré con RECTITUD de corazón
    Cuando aprendiere tus justos juicios." SALMOS 119:4-7 ...en CRISTO puedo hacerlo.

    ResponderEliminar
  2. OLA HERMANO DIOS LO BENDIGA MUCHO, MI NOMBRE ES DAVID TORRES. PREDICADOR DEL EVANGELIO DEL SEÑOR JESUCRISTO; EX-EVANGELICO PENTECOSTAL.. DIOS ME FUE SACANDO POCO A POCO DE LA RELIGION EVANGELICA PENTECOSTAL, ACTUALMENTE NO SOY MIEMBRO DE NINGUNA RELIGION REGISTRADA. SOLO SOY PREDICADOR CRISTIANO DEL EVANGELIO DEL SEÑOR JESUCRISTO ANUNCIANDO LA BUENA DOCTRINA DE LA PALABRA DE DIOS Y DENUNCIANDO LAS FALSAS DOCTRINAS Y FALSOS APOSTOLES-PROFETAS-PASTORES.
    YA HE LEIDO VARIOS DE SUS ESTUDIOS BIBLICOS AQUI PUBLICADOS; MUY BUENOS DIOS ME LO BENDIGA MUCHO , GRACIA Y PAZ DE DIOS PADRE Y DEL SEÑOR JESUCRISTO SEA CON USTED...
    TANTO ME HAN GUSTADO SUS ESTUDIOS QUE LOS VOY TOMANDO Y PUBLICANDO EN MI PAGINA Y FORO CRISTIANO QUE TENGO. SI QUIERE LE PASO EL ENLACE O LINK DEL FORO QUE ADMINISTRO, DONDE HE PUBLICADO ALGUNOS DE SUS ESTUDIOS AQUI PUESTOS.

    ResponderEliminar
  3. Hola David que gusto saludarte, agradezco tu comentario, y es una muy buena noticia que me das el que vayas descubriendo las verdades maravillosas de la palabra de Dios, continua con tu tarea, estoy seguro que el Señor te ha llamado para que muestres sus maravillas a un pueblo que se que esta comenzando a descubrir su verdadera identidad...

    Enviame el enlace a tu pagina...

    Te dejo un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar